El símil y la metáfora. Dale tu toque a la escritura creativa.

Cuando hablamos de estilo, nos referimos a ese toque personal que cada uno tiene para expresar ideas, y su aporte está en lo interesante y ameno en que se puede convertir un texto.

Dos recursos literarios para aprender a escribir textos vivaces que logren atrapar a tus lectores, son el símil y la metáfora, comúnmente usados no sólo en el lenguaje escrito, sino también en el habla diaria; seguramente recuerdas expresiones como “Esa pareja es como la una y media” (al referirse a la altura de ellos); “ese señor vale oro” (al referirse a lo apreciado que es); “temblaba como una gelatina”.

Cualquier comparación expresiva, presentada explícitamente, en forma clara y directa, es un símil. Normalmente se identifica porqué emplea la palabra COMO, con el fin de expresar comparación, por ejemplo: “habla como una cotorra”.

La metáfora, designa una cosa real con el nombre de otra, porque entre ambas existe una relación de semejanza, por ejemplo: “Tus ojos son dos luceros que alumbran la noche oscura”, “la guitarra es un pozo con viento en vez de agua”.

Date cuenta que el símil y la metáfora son comparaciones, lo que los diferencia, es que en el símil, la comparación es más racional, y en la metáfora, es más intuitiva.

Si quieres impresionar con un escrito, no te olvides de utilizar el símil y la metáfora, sólo ten mucho cuidado de no exagerar en su utilización, pues mucha exageración empalaga, tu relación con ellos debe ser en la justa medida.

Nos vemos en una próxima oportunidad con artículos que te den algunos tips para aprender a escribir.

Anuncios

2 pensamientos en “El símil y la metáfora. Dale tu toque a la escritura creativa.

    • Hola Wilmer, me alegra mucho que visites este sitio y espero que los artículos te hallan servido, en respuesta a tu pregunta te digo lo siguiente:

      Una comparación o un símil implica la comparación de dos ideas, objetos y un objeto o una idea que se parecen entre sí. Se utilizan enlaces o palabras que muestran semejanza (como, cuál, tal, así, parecido a), por ejemplo: “Es tan flaco como un palillo”. En una metáfora se identifica, porque entre ellos hay una semejanza, algo real con algo imaginario sin utilizar enlaces, por ejemplo: “Y nuestro rompimiento es la muerte”, para convertir un símil en metáfora sólo debes eliminar los enlaces que denotan comparación; por ejemplo: Tenemos la metáfora “El camino es el corazón”, esta es una metáfora, “el camino es como el corazón, frágil”, en esta segunda frase se convierte en símil.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s