El sujeto, protagonista en la redacción de tus escritos.

Para hablarte del sujeto, hoy quiero recurrir a la profesora que me ha enseñado el arte de la redacción de una manera sencilla y amena, ella es María Cristina Duque Henao, en su libro “Manual para Trazar Ideas”. Esto es lo que ella nos dice acerca del sujeto:

“Podemos ver el sujeto como el protagonista de las películas. A él le ocurren los hechos más deleznables o, por el contrario, obtiene el amor de la mujer más bella, Las cámaras casi siempre lo enfocan de cerca y no le pierden acción; todo lo que dice es interesante y es quien define el camino a seguir.

Para saber cuál es el sujeto de una oración , basta con preguntarle al verbo quién(es) realiza la acción, porque aunque sea una persona, un animal o algo inanimado: una cosa o un concepto abstracto (como alegría), siempre debe preguntarse quién(es) para evitar equívocos. Por ejemplo: El libro de mi amigo era un inmenso volumen de mil páginas. Si preguntamos “qué”, pueden surgir dos opciones: 1. qué era el libro de mi amigo? 2. Qué era un inmenso volumen de dos páginas? pero si preguntamos “quién”, solo obtendremos la respuesta que estamos buscando, o sea el sujeto: ¿quién era un inmenso volumen de mil páginas? El libro de mi amigo; por lo tanto no se le olvide que para encontrar el sujeto debe preguntar quién(es).

En las películas, el protagonista se mueve por todas partes; igual ocurre con el sujeto en la oración, porqué lo podemos encontrar en cualquier lugar, no necesariamente ocupando el primer puesto. Por ejemplo: El próximo domingo, tu tendrás que darme cuenta de todos los gastos efectuados durante la semana. En este caso, es el sujeto, pero no se encuentra encabezando la oración; aunque bien podría hacerlo. Veamos: Tú tendrás que darme cuenta el próximo domingo de todos los gastos realizados durante la semana. Note  que cuando el sujeto está en un lugar diferente del principio, le antecede una coma. Cuando ocupa el primer puesto, no se escribe coma después de él.

El sujeto tiene la libertad de moverse solo o de ir acompañado de una o varias personas; es decir, puede ser Juan o pueden ser Juan y sus amigos o Juan y su perro quienes salieron a trotar esta mañana.

Algunas veces el sujeto no aparece en escena, pero se escucha su voz; es cuando se lee, por ejemplo: Cuando llegó, su vestido de baile estaba listo. Nos preguntamos: ¿Quién llegó? Pues ella. Ese ella es el sujeto.

Ese que habla, el sujeto, puede contarnos historias dolorosamente reales o realmente fantásticas. Nos puede hablar de todo lo imaginable y de lo que falta por imaginar. Envolvernos en mágicos mundos, o bien, echarnos a las suerte de la realidad. Puede hacernos volar, llevarnos a conocer todas las historias o mantenernos atados a la silla de nuestra propia existencia. Y todo, gracias a las palabras, que nos comparten su vida. ¿Qué clase de sujeto quiere ser usted?”

Muchas gracias a la profesora María Cristina por su enseñanza sobre el sujeto, se que esta los ayudará mucho en su viaje como escritores,

Un abrazo y nos vemos en una próxima oportunidad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s